Uno de los factores que cambiaron desde el punto de vista técnico en el paso de la fotografía analógica a la digital, fue la sensibilidad. Ya que en la primera dependía de un factor externo a la cámara como es la película, y en la era digital tenemos a dicho componente integrado a ella, el famoso sensor.

Es necesario para entender los fundamentos de la fotografía saber qué es la sensibilidad, es decir, entender como hace nuestra cámara para registrar imágenes en distintas condiciones de luz, especialmente cuando es escasa. No obstante trataremos de concentrarnos más en cómo manejar este parámetro de forma práctica, para que nuestras fotos sean cada vez mejores.

¿Qué es la sensibilidad?

En términos prácticos es el parámetro que podemos ajustar para que nos permita captar imágenes en pobres condiciones de luz. Dicho fácilmente, le indicamos a nuestra cámara que se prepare para registrar una imagen con una determinada cantidad de luz. Esto lo hacemos modificando los ISO, ajustandolos a 100, 200, 400, 800, etc;

¿Cómo funciona?

Para no entrar en aburridos conceptos técnicos simplemente diremos que el sensor es una superficie que está conformada por celdas que son foto sensibles, y cada uno de ellas al captar la luz reaccionan generando una corriente eléctrica. Esta luego se convierte en una señal digital, es decir de acuerdo al valor de la corriente será un 0 o 1, lo que da origen a un pixel.

Por simplicidad en la explicación diremos que estas celdas generan la misma cantidad de corriente, aún en ausencia de luz. Esta cantidad tiene una referencia determinada que es equivalente a 100 ISO, unidad que se utiliza para medir la sensibilidad. Entonces, ¿como es que logramos distintos valores de sensibilidad en nuestras cámaras, 200, 400, 800, etc;? Lo que hace el chip del sensor es amplificar la señal, toma una determinada cantidad de luz, que genera una determinada cantidad de corriente y hace que esta sea mas grande. Aquí es donde cambia el concepto con la era analógica, donde lo que cambiaba la sensibilidad era la película. En la era digital se amplifica la señal.

Como en todas las cosas, esto no es gratis. Nuevamente para no entrar en tecnicismos, cuando se amplifica una señal se incrementa el ruido. Quizás hayan escuchado hablar de la relación señal-ruido. Bien, solo diremos que se afecta esta relación, y nosotros nos damos cuenta cuando en las fotos que tomamos especialmente cuando hay poca luz vemos puntitos de colores, como un granulado de puntitos verdes o rojos o azules. Eso es el ruido.

Muestras de ruido a distintos ISOs

Dicho esto podemos deducir que la mejor calidad de imagen la lograremos a ISO bajos (por mejor relación señal-ruido). Pero ojo, que si por poner ISOs bajos subexponemos la foto, no lograremos una buena calidad de imagen. A mayor ISOs, mayor ruido y menor definición de imagen.

También está claro que la calidad del sensor y su capacidad para mantener la mejor relación señal-ruido es lo que diferencia a una cámara de otra. En general las cámaras de alta gama y de esta última generación (las mas caras) nos permiten sacar fotos con ISOs altos sin siquiera notar el ruido, y estamos hablando de hasta 6400 ISOs y mas (hoy llegan hasta mas de 25000 ISOs).

¿Como ajustar la sensibilidad?

De lo que se trata es de lograr una buena exposición, que la imagen tenga la luz correcta. Como veremos en artículos mas adelante, la exposición depende de la velocidad de obturación, de la apertura de diafragma y de la sensibilidad, todas combinadas. Para no adelantarnos, podemos sintetizar que alta sensibilidad nos permite tomar fotos con poca luz a altas velocidades.

Para dar una idea aproximada, sin entrar en la complejidad de combinación de los parámetros enunciados en el párrafo anterior, podríamos armar una tabla como la siguiente:

Condiciones

Sensibilidad ISO

Luz de día (desde la mañana hasta antes del atardecer)

100 – 200

Amanecer o AtardecerInteriores con luz artificial sin flashFotografía deportiva de alta velocidad

400 – 800

Conciertos o espectáculos con poca luz y salas oscuras

800 – 1600 o mas…

Por supuesto que siempre tenemos la posibilidad de dejar a la cámara que haga la mejor selección por nosotros, dejando en automático. Pero nunca está demás ir aprendiendo a manejar estos parámetros para tener un mayor control sobre nuestras fotos. Mas información al respecto pueden encontrar aquí.