Estamos ante nuestra nueva DSLR o quizás nuestra compacta con capacidad de ajustes por programas y control manual y no sabemos por donde empezar. Recurramos a lo que tenemos a mano (nunca mejor dicho): nuestra cámara, y la inteligencia que en ella hay.

Todas las DSLR y la mayor parte de las compactas poseen programas, desde los famosos AUTO, PSAM o MASP, – como gusten – hasta los preestablecidos ajustes para fotografía de Deportes, Niños, Retratos, Paisajes, etc;

Modos de Programa de Cámara de Fotos

El tip consiste en usar algunos de estos modos, por ejemplo el modo AUTO. La cámara hace todo por nosotros. Elegimos nuestro motivo y disparamos. Luego revisamos cómo salió la foto – hasta aquí nada diferente a lo habitual-, pero lo que sí debemos hacer y proponemos es analizar los parámetros que nuestra cámara eligió para ese motivo.

Modo Programa Automático en Fotografía

Hacerlo in situ tiene la ventaja de poder evaluar rápidamente y comparar lo que la máquina captura vs. los parámetros seleccionados. Es decir observamos en la pantallita el aspecto general de la toma como también la selección de diafragma, velocidad, ISO, etc; que el “cerebro” de nuestra cámara ejecutó. Analizando el entorno y el resultado deberemos plantearnos por qué hizo eso. Los más curiosos seguramente modificarán algún aspecto de la toma (reenfoque, cambio de medición, fijación de ISO, etc;) y repetirán la foto. De este modo iremos aprendiendo no tan solo en qué circunstancias fijar ciertos parámetros, sino que también empezaremos a conocer a nuestra compañera y su comportamiento.

La desventaja de la propuesta in situ, es que estamos tomando decisiones sobre una pantalla pequeña, que nunca nos podrá mostrar adecuadamente el resultado final, solo nos da una idea. Para aquellos con posibilidades y espíritu geek, la desventaja se puede resolver teniendo a mano una notebook o netbook para poder visualizar en una pantalla más grande los resultados, incluso hasta podremos revisar si el foco es correcto y dónde hizo foco la cámara. Un estadio más evolucionado de esta propuesta (ya escapa a la categoría de principiante) es realizar tethering y controlar los parámetros desde nuestra computadora. Si les interesa podrán ver leer algo al respecto aquí.

Veamos un ejemplo

No es muy difícil tener la oportunidad de fotografiar a alguien andando en bicicleta o en skate. Pues bien, elegimos el programa Deportes. Tomamos las fotos y revisamos los resultados. Seguramente observaremos que los parámetros utilizados son velocidades de obturación altas y dependiendo de la luz existente la tendencia será diafragmas abiertos (números f chicos). Corroboramos eso. Recordar: a diafragmas mas abiertos, mas luz entra al sensor. Una velocidad de obturación muy alta ayuda a congelar el movimiento, pero también entra menos luz, entonces por ese motivo se trata de compensar la velocidad con la apertura de diafragma. Si aún así no podemos compensar todavía nos queda la alternativa de modificar la sensibilidad de la cámara. Entonces la elevamos ajustando el ISO, a mayor número ISO mayor sensibilidad, con lo cual se necesita menos tiempo para registrar los fotones de nuestra imagen. Todo esto no es gratis, en cierto momento tendremos ruido, pero eso es motivo de otro post en el blog.

Podemos ir un paso más allá y si nuestra cámara dispone de esa característica, revisar el histograma. De forma sencilla diremos que dicha gráfica nos permitirá revisar sin subjetividades si la toma está sub o sobre expuesta. Recordemos: un histograma con áreas preponderantes muy extendidas hacia la derecha implica sobre exposición y viceversa. Es buena práctica tratar de memorizar o retener las referencias del histograma con la luz existente y los parámetros elegidos.

Histograma

Si todo esto es mucha información en poco tiempo, revisemos solo los parámetros de velocidad y diafragma. A medida que vayamos tomando confianza y entendiendo podremos seguir avanzando con el histograma.

Le sugiero seleccionar un tipo de programa (Deportes, por ejemplo) y trabajar con él el tiempo necesario hasta entender su funcionamiento y el por qué de la selección de parámetros. Una vez con la confianza necesaria, pasar a otro programa, por ejemplo Retratos y realizar el mismo procedimiento. No es mala idea ponerse objetivos en tiempo, para evitar estar eternamente en el programa inicial seleccionado.

Recuerden siempre revisar el manual de la cámara, leerlo, ¡no muerde!. 😉