Llegamos nuevamente a Villa La Angostura y nos metimos directamente en el hotel. ¿Qué puedo decir? ESPECTACULARRRR!!!

El hotel es el Sol Arrayán y abrió hace poco más de un mes. Todavía tiene varias habitaciones sin habilitar y algunos detalles por terminar, pero ya se puede disfrutar plenamente de su pileta, sauna, cafeterías, etc.

Por adentro es muy moderno conservando el estilo de las construcciones del sur. Tiene muchos accesorios y detalles de adornos muy acorde que lo hacen muy cálido.Las habitaciones dan al lago, y a menos que te toque alguna con muchos árboles adelante, tienen una vista espectacular.

Con todo esto y algunas cosas más, el primer día decidimos aprovechar un poco del hotel metiéndonos en la pileta. Después pasamos por el sauna para terminar con una ducha caliente y una siesta en el cuarto.

Acá les dejo una foto del cuarto de la hostería de Bariloche y una del hotel Sol Arrayán para que comparen:

Hotel Las Marianas - Bariloche
Hotel Sol Arrayán

Por la noche fuimos a cenar a “La Encantada”, de los mismos dueños de “A Estribor”, ubicado esta vez en el centro (recomendadas las pastas de ese lugar).

Aunque el precio es un poco más alto que el de otros lugares, no resulta ser muy diferente a lo que se suele pagar en un buen restaurant de Capital Federal, aproximadamente unos $40 a $50 x persona.

El 14 de Febrero el día de San Valentín, aprovechamos para merendar en el hotel “Correntoso”, lo que dicen ser un clásico por la variedades de té que tienen, las tortas y las masas.

Entrando en el complejo del hotel, me encontré con una casita muy linda que me llamó la atención. Parecía de película. Casi casi que estaba posando para la foto.

Casita en Hotel Correntoso

Casita en Hotel Correntoso

La merienda parecía más un almuerzo con postre incluído que una merienda. Desde sandwiches de salmón ahumado, pasando por otros de manzana y queso brié, cookies y tartitas para terminar con una cheesecake y una torta de chocolate, bajando todo con un té de procedencia extranjera.

Merienda en el Correntoso

Merienda en el Correntoso

Luego de esto, no teníamos otra opción más que terminar la tarde con una siesta =)

Por la noche intentamos cenar en un buen restaurant, recomendado por la gente del hotel. Lamentablemente, y bastante flojo de nuestra parte, no reservamos en ningún lugar, por lo que tuvimos que terminar cenando en “La Trattoría” en Bahía Manzano donde compartimos un plato, 3 cervezas y una entrada por $100 =(

Como durante estos últimos 3 días no hicimos más que dormir, desayunar, dormir, almorzar, pasear por el centro, dormir, cenar y dormir, les resumo el resto de los días en un sólo post.

El último día, no hicimos nada diferente, salvo cenar en el hotel para arrancar mañana por la mañana nuestro viaje a Bariloche para devolver el auto y tomar nuestro vuelo a casa.

Les dejo finalmente algunas fotos del hotel Sol Arrayán.

Hotel Sol Arrayán, Villa La Angostura

Hotel Sol Arrayán

Comedor del hotel Sol Arrayán

Hotel Sol Arrayán

Pileta Hotel Sol Arrayán

Pileta Hotel Sol Arrayán

Baño del Hotel Sol Arrayán

Hotel Sol Arrayán

Hotel Sol Arrayán

Hotel Sol Arrayán

Hotel Sol Arrayán

Lobby Hotel Sol Arrayán

Lobby Hotel Sol Arrayán

Hotel Sol Arrayán

Labrador

Silvio y Selma