Ayer fue un día muy especial. Empecé la facultad de nuevo. Esta vez Marketing en la UP.

La verdad que fue una experiencia muy rara, volver a los libros, y más que nada teniendo una clase de análisis matemático donde vimos CONJUNTOS…me sentí en 7mo grado.

X tal que X que pertenece a los Naturales entonces A está incluido en B pero C…

Miré a mi alrededor y había gente más grande que yo y (más perdida también). Por suerte algunas cosas se recuerdan rápidamente.

El lugar está ok. Ni fu ni fa. La gente es variada pero el de seguridad, un ecuatoriano, te trata para la mierda. Te tiene que habilitar el paso hacia la facultad, pero para eso le tenés que decir tu número de matrícula. En un momento salgo al quiosco, vuelvo y me la pide. Por adentro pensaba “Pero flaco! estuve 15 segundos afuera y me la volvés a pedir?” >:@

Encima te apura para que le des el fuckin número.

– “Vamos! Vamos! el número, vamoooosss…”

– “ehhh…ehh…(todo asustado por ser tu primer día de clase)…ehh..07…ehh..4…”

– “Vamos chico! tu número vamos!!”

– ” (esperá la reput…madr…que te re mil pario) ehh…5…9…6!, si 6!

Y atrás tuyo se formó una fila de 20 flacos que te miran con cara de “dale pelotudito!”. Claro, ellos ya son “grandes” y cursan desde hace más tiempo que yo.

En fin, veremos hoy que pasa.