Valeria Ríos escribiendo para ALT1040:

El juez de instrucción Luis Zelaya determinó que las denuncias del gremio de taxitas contra 33 conductores de Uber por los delitos de “entorpecimiento del transporte, desobediencia, competencia desleal, instigación a cometer delitos y asociación ilícita” son inexistentes y solamente se trata de un intento de resolver “un entuerto netamente comercial” por la vía penal.

El juez Zelaya determinó que el servicio de Uber es una “actividad comercial lícita” y que el proceso legal se trata más de “la disconformidad de los denunciantes con la aparición de un competidor comercial”.

Los gremios en Argentina siempre fueron muy fuertes para poder torcer las cosas a su favor. Incluso el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de se había opuesto a Uber (para mí por miedo al gran poder de convocatoria que tiene sobre todo este gremio) y había empezado a trabajar en un sistema propio llamado Taxi BA que hasta ahora no apareció.