flash

Cómo usar el flash

Una de las cosas más sencillas -y que jamás hacemos- es leer el manual de instrucciones que viene con el flash. Y en el caso de que venga incorporado a la cámara, tampoco leemos el apartado que corresponde al mismo (aunque es justo reconocer que muchas veces al leer el apartado en español de las instrucciones, nos sucede lo mismo que con todos los instructivos en nuestro idioma: entendemos menos que antes).

Por eso trataré aquí de darles algunas pautas de ayuda para que, cuando lo usen, puedan sacar frutos de esa “fuente de luz”.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el flash no es para usar sólo cuando entendemos que no hay luz. Entonces lo encendemos y ¡ya está!…tenemos luz.

En esos casos lo que obtenemos es un reflector único que proyecta una luz blanca fuertísima sobre él o los sujetos a fotografiar, y los deja pálidos, sin profundidad y con una horrible sombra detrás, como si hubiesen sido encontrados en la oscuridad total. O, algo todavía peor, aparecen todos (o algunos) con los ojos rojos como demonios.

El primer concepto a comprender es que el flash está desarrollado como “complemento” de la poca iluminación, es decir, como una fuente complementaria de luz. Sólo teniendo conciencia de esto podemos darle un uso apropiado,aunque no seamos profesionales.

Hay flashes que tienen su antorcha o cabezal movible, por lo cual pueden ser orientados hacia arriba en algunos casos, o hacia arriba y hacia los costados en otros. Esto nos permite establecer un juego con la luz natural, ya que esa fuente complementaria que poseemos, nos posibilita iluminar una fotografía desde donde nosotros queremos, igual que cuando trabajamos con la luz natural.

El flash es una herramienta que nos permite generar luz para iluminar nuestras fotografías. Pero a veces (en general la mayoría) se nos presenta más como un problema que como una solución. ¿Por qué sucede esto?

Debemos tener en cuenta que la luz dirigida se comporta igual que una bola de billar: imaginen una escena en la que están jugando al pool o al billar a tres bandas, ¿Cómo logran que su bola llegue a donde ustedes quieren?. Calculan la meta, los ángulos de rebote, la fuerza que pierde en su trayectoria y, en base a todo esto, dirigen el golpe. Exactamente lo mismo sucede con la luz del flash.

Es fundamental no perder de vista que las superficies donde rebotemos la luz van a trasladar su color al objeto fotografiado.

Los ejemplos
En la foto 1 y su gráfico correspondiente, el flash ha sido rebotado en el techo, lo cual proporciona una luz más pareja y sin sombras, lo cual complementa la luz ambiente. El color del techo o reflejo de la luz del flash en los vasos sanguíneos de la retina. Por eso las cámaras con flash incorporado y los flashes automáticos tienen el modo “reducción de ojos rojos”, por el cual disparan un pre-destello antes del disparo que impresiona la película, haciendo que el iris se cierre y de esa manera se reduce notablemente cantidad de luz reflejada por la retina ante el destello principal.

Ningún flash es idéntico a otro (incluso los de la misma marca y modelo), por eso lo ideal es hacer siempre una serie de pruebas con algunos ejercicios como los aquí propuestos así como otros que se les puedan ocurrir para establecer un patrón de respuesta del flash, en especial en lo que hace a su potencia.

Planificando el equipo fotográfico para las vacaciones

Finalmente terminamos de planificar las vacaciones para el 2008. Nuestro destino: El Sur.

Estaremos pasando unos días en San Martín de los Andes, Villa La Angostura y finalmente en Bariloche. Si bien yo ya conozco todos estos lugares este viaje será diferente. Voy a poder tener mi equipo encima prácticamente todo el día lo cual significará unos cuantos megas en fotos.

El tipo de viaje será tranquilo, pero no faltarán las caminatas por los bosques y lagos, donde la tierra abunda e indefectiblemente se mete en el equipo fotográfico.

El equipo que tengo pensado llevar, hasta ahora:

  • Nikon D80
  • Lente Nikon AF-S ED DX VR 55-200mm con parasol y filtro neutro
  • Lente Nikon AF-S ED DX 18-135mm con parasol y filtro neutro
  • Trípode (mediano)
  • Flash Nikon SpeedLight SB 600
  • Mochila Tamrac. Es pequeña por lo que estoy pensando seriamente en comprar una más grande y con espacio para meter la MacBook que viene en Marzo.
  • 4 x SD Kingston 40x 1gb + 1 x SD Sandisk UltraIII 1gb
  • 1 x Transcend SDHC 4gb

La mochila que ando pensando comprar me compré es la LowePro CompuDaypack por precio, tamaño y conveniencia. En MercadoLibre está $290, aunque la terminé comprando en OptiTecnica, un local chiquito en Libertador al 400 que resultaron ser los mismos que la publicaban en MercadoLibre. Terminó siendo una buena inversión ya que puedo llevar la cámara, la notebook y las cosas de la facu encima todo el día sin llamar mucho la atención.

Lowepro Compudaypack

La mochila no es para nada grande. Odio las mochilas grandes. Esta es mediana, parecida en tamaño a la CaseLogic NBP3 15 pero con una distribución totalmente diferente obviamente (la Case Logic no es para llevar cámaras dslr).

Próximamente haré un review de ésta mochila.

¿Qué accesorios llevar en tus vacaciones?

Obviamente depende del tipo de viaje y de las posibilidades que tenga cada uno a la hora de adquirir equipos y accesorios. Vamos a considerar un perfil aficionado pero no profesional, algo bastánte básico.

  • Obviamente, nuestra cámara.
  • Lentes: Siempre es recomendable, dentro de las posibilidades, tener un gran angular para esas fotografías en las que queremos captar una gran porción del paisaje o simplemente porque no tenemos mucha distancia para retroceder y que nos quede el paisaje en cuadro. Con un 18-55mm o un 12-55mm deberíamos estar más que bien. También es una buena idea tener algún teleobjetivo para fotografiar con más detalle algunas cosas que estén más lejos. La Nikon D80 viene con un 18-135mm que sirve bastante bien, pero si podemos tener algo un poco más potente tampoco nos va a sobrar. Yo me llevo el 55-200mm VR pero honestamente me gustaría algún 300m y hasta incluso un 400mm.
  • Flash: Fundamental para esas fotos de día en las que estemos en algún lugar con poca luz (ej: un bosque muy cerrado) para ayudar un poco. Obviamente también nos va a servir para otro tipo de fotos como las nocturnas.
  • Disparador a distancia: Muy útil para sacarnos fotos cuando no haya nadie que nos pueda ayudar.
  • Parasol: Más adelante explicaré para que sirve
  • Mochila: Debe ser cómoda y práctica. Posibilidad de llevar otras cosas aparte de la cámara.
  • Cargador y baterías: Mínimo 2 baterías. Nunca confiarse porque después no hay tiempo para volver a hacer la excursión.
  • Tarjetas de memoria: La cantidad dependerá de la resolución con que saquemos nuestras fotos, pero siempre es recomendable tener un par de más. Las de buena marca (Kingston, Sandisk…) se consiguen a muy buen precio. Si bien las de gran capacidad son más cómodas porque no hay que andar cambiándolas porque se llenan pronto, recomiendo tener varias de 1Gb. Tal vez sea paranoia, pero incluso los fotógrafos profesionales utilizan varias tarjetas de media capacidad en vez de una sola de mucha capacidad. Esto se debe a que si por alguno de esos motivos la tarjeta se estropea, no perdemos todas las fotos. Es raro que se estropee la tarjeta de memoria, pero más vale ser precavido.
  • Bolsas de nylon: Para envolver la cámara adentro de la mochila por si nos agarra una lluvia. Algunas mochilas están hechas con protecciones para que el agua no entre, pero guarda con la humedad. Se puede formar moho en el equipo que no es fácil de sacar.

Algunos consejos a la hora de organizar tu equipo para las vacaciones:

  • Hay que tener en cuenta que la mochila sea bien hermética para que no entre agua ni tierra a los equipos (ese enemigo inevitable).
  • Es indispensable tener todos los lentes con filtros neutros para protegerlos. Si bien esto debería hacerse por más que uno no ande de vacaciones, es fundamental para este tipo de viajes.
  • El parasol no debería faltar, sobre todo para esos días de mucho sol.
  • Llevar un kit de limpieza por si necesitamos limpiar nuestra cámara o lentes de algún imprevisto.
  • Limpiar siempre el equipo cuando volvamos al hotel. No es por paranoia, sino para tratar de mantener el polvo lo más lejos posible de las partes sensibles de la cámara de fotos y lentes. Mientras antes lo saquemos, más facil será.
  • Nunca dejar la mochila al sol.
  • Existen hoy en día trípodes de todos los gustos y colores. Los más caros valen la pena, pero podemos empezar con uno más económico que nos sirva para los autoretratos.
  • Vale la pena llevar el disparo a distancia de la cámara para esas ocasiones donde no haya nadie quien nos saque una foto con un paisaje. Yo recomiendo el inalámbrico. Es más chico y no dependemos del alcance del cable (aunque tampoco tienen mucho más alcance)
A %d blogueros les gusta esto: