La mayoría de los que hacemos fotografía compramos alguna vez un trípode barato y montamos nuestras cámaras que multiplican al menos por 10 el costo de los mismos. 
Detalle de marca y agarraderas Manfrotto 055XPROB

No es hasta que nos decidimos por alguna oscura razón a comprar un trípode digno de nuestros equipos, que nos damos cuenta de la diferencia entre un trípode barato de perfiles de aluminio enclenques con uno de aluminio merecedor de portar nuestro equipo.

En este review se repasa  y se pone de manifiesto la experiencia con un trípode y cabezal Manfrotto.

Trípode Manfrotto 055XPROB

Desde el momento de desembalar el trípode de su caja, se nota que estamos frente a algo distinto a lo que acostumbrábamos.

El Manfrotto 055XPROB es de aluminio, color negro con perfiles redondos. No es de los más livianos, su peso se hace sentir, pero nada que incomode, aunque debo reconocer que no hice trayectos largos.

En dos de sus patas posee un recubrimiento de una goma especial dura, que entre otras cosas ,a mén de la seguridad, nos permite asirlo especialmente en esos días de invierno en que nadie gusta de tocar metal frío con su mano desnuda.
Altura de trípode plegado

El artefacto plegado mide 65,5 cm, y con el cabezal Manfrotto 804RC2 llega a los 77,5 cm, es decir el cabezal mide 12 cm de altura. Desplegado totalmente llega a 178,5 cm a los que hay que sumarle la altura del cabezal. Pesa 2,4 kg y soporta sobre su estructura 7 Kg. Peso suficiente para sostener una DSLR con un zoom de 200 mm o más y hasta un flash. Posee una excelente calidad constructiva, la robustez que se aprecia visualmente se evidencia en su manipuleo y uso, nuestro equipo estará muy seguro sobre él.

Los extremos de sus patas son de goma, que sobre superficies lisas cumplen su labor eficientemente. En el campo, sobre la tierra ocurre lo mismo, se comportan con firmeza.
Detalle de ajustes de regulación de patas

A la hora de abrir el ángulo de las patas, la resistencia mecánica ofrecida por las bisagras es de tacto agradable y firme, las patas quedan a la abertura fijada. No obstante en el rango de 90° en que podemos regular la abertura, ofrece tres puntos de fijación con seguros. Cuando pasamos por uno de estos puntos, sentimos un sólido click, si queremos continuar la carrera de abertura deberemos presionar los botones del seguro volviendo levemente la pata y presionando sobre el botón liberador del seguro.

El despliegue de las patas una vez liberados los seguros es libre, es decir una vez que liberamos las trabas las patas caen por efecto de la gravedad. El ajuste de los mismos es de un apriete muy seguro y firme.

En el caso de observar que el ajuste no es firme o no estamos conforme con él, podemos realizar una regulación de los tornillos con la llave provista para tal fin que viene montada sobre una de las patas.
Columna invertida

Otro punto interesante es la posibilidad de libre manejo de la columna central.
Columna abatida 90°
Podemos invertirla, de tal manera de poder colocar nuestra cámara al ras del piso. También podemos poner la columna paralela al piso de tal manera de poder sacar fotos de objetos desde arriba. Debemos observar el equilibrio y cuidar de extender la columna sobre una de las patas en caso de necesitar todo el largo de la columna.

Para el manejo de la columna central hay un seguro, el cual se debe presionar para poder invertirla, en realidad es un doble seguro, ya que son dos botones uno lateral y otro en el extremo de la columna. Se pueden observar los detalles en la Galería de Imágenes.

El trípode posee una burbuja para su nivelación, la que está ubicada muy próxima a la base donde encastrará el cabezal que usemos.

Detalle de soporte de cabezal

La fijación del cabezal al trípode se realiza a través de una rosca central que debemos ajustar firmemente, y como seguro adicional la base de ajuste posee tres tornillos pasantes que ajustan sobre la base del mismo.

Cabezal Manfrotto 804RC2

Vista lateral cabezal Manfortto 804RC2
Para acompañar el trípode seleccioné este cabezal de 3 vías. Lo que primó en la eleción fue la firmeza y poder panear de forma horizontal suavemente cuando realice tomas panorámicas. Las 3 vías me permiten fijar dos grados de libertad y mover libremente el tercero de tal manera de obtener horizontes perfectamente nivelados.

Para mantener el nivel del cabezal, disponemos también de una burbuja para tal fin, a la vez que escalas graduadas en cada una de sus articulaciones.

La platina para montar la cámara sobre el cabezal es metálica y posee en su base un par de flechas que nos indican la posición en que se debe ajustar al cuerpo teniendo en cuenta la posición del lente, un detalle importante y que nos ahorrará inconvenientes. No olvidar observar este detalle a la hora de ajustar la platina al cuerpo. La cara en contacto con el cuerpo de la cámara es de goma, lo que le da firmeza y suavidad en el agarre.
Vista superior de Platina

Detalle de liberación de seguro de platina

Un detalle que puede parecer una contra es que la colocación de la cámara sobre el cabezal debe ser realizado con las dos manos, ya que debemos bajar un seguro con una mano y con la otra accionar el gatillo que nos permite encastrar la platina en el cabezal.

Conclusión

Como conclusión podemos afirmar que tanto el trípode como el cabezal cumplen muy bien con todas las exigencias que un usuario principiante y avanzado medio de la fotografía puede requerir.

Son productos de muy buena calidad en los que vale la pena invertir.

De algo hay que estar seguro, es un viaje de ida: una vez que experimentemos con este tipo de trípode y calidad nunca mas se vuelve a los nefastos trípodes de aluminio super liviano.