En un reciente viaje que hice a Tilcara (Jujuy, Argentina) y sus alrededores pude probar a fondo mi Slingshot 300 AW. Llevar todo mi equipo fotográfico y algo más, fue un placer. Les cuento por qué…

Descripción

Les presento mi mochila.
Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Como pueden observar tiene las dimensiones del respaldo de una cómoda silla de escritorio para computadoras. Las medidas pueden encontrarlas en el sitio de Lowepro. En su aspecto es una mochila común y corriente. Nadie podría sospechar que cargamos a nuestro valioso equipo fotográfico. Ayuda mucho que el color sea negro.

En su frente se pueden observar los dos bolsillos que posee, uno superior que simularía ser el acceso principal de carga de una mochila común, y el otro que está en la parte central del cuerpo de la mochila. Los identificamos claramente donde se ven los detalles grises.

Sobre la izquierda podemos ver unos broches que limtan la apertura de la tapa de acceso a la cámara fotográfica.

En la parte superior vemos una correa corta para poder asir y levantar la mochila con nuestros dedos. Tiene espacio suficiente como para que los 3 dedos centrales de la mano de un adulto quepan correctamente.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Si miramos desde la izquierda podremos ver una superficie acolchada que nos servirá para apoyar la mochila sobre alguna superficie y así acceder a nuestro equipo. También se puede observar las bandas de sujeción de la cintura, como la bandolera. Ambas son muy acolchadas y dejan bien firme el conjunto a nuestro cuerpo. Muy útil cuando queremos caminar por sendas con  desniveles. En las caminatas que realicé por la montaña me sirvió mucho, mi cuerpo y la mochila se movían como un conjunto.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Desde la derecha se puede observar aparte de las correas, la tapa de acceso a nuestro equipo fotográfico. También se ven los broches que restringen la apertura de la tapa como antes apuntáramos.

Esto sirve para que cuando abramos la misma, los cierres o cremalleras no deslicen indefinidamente y hagan que la tapa que quede como la lengua de los Rolling Stones y dejen caer todo nuestro equipo. Un detalle muy acertado e importante.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Así se ve la mochila acostada y con la tapa de acceso restringida por estos broches. Como observarán mi D40 está más que holgada en su alojamiento. Ese es el precio que debo pagar para poder llevar todo mi equipo con una cámara de reducidas dimensiones. Observamos el bolsillo con abrojo o velcro que nos permite alojar 4 tarjetas de memoria con sus correspondientes estuches plásticos. Podremos guardar mas, si decidimos prescindir de los estuches.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

En esta foto de detalle puden observar mis memorias SD en sus correspondientes estuches. También pueden ver que como segundo bolsillo en cada compartimento tenemos unas bandas elásticas anchas que son muy útiles para colocar otras memorias o bien como pueden ver que yo la uso en este caso que aloja el lector de tarjetas mini SD. Se puede observar el cordel sobresaliendo. Por cierto los velcros de cierre son muy fuertes y hay que aplicarles cierta fuerza para despegarlos entre sí. Esto es muy bueno.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Aquí se puede observar la tapa de acceso sin la restricción de los broches, completamente abierta. Imaginense qué pasaría si no dejamos seguros los broches. Es sumamente importante asegurarlos para evitar que nuestro equipo ruede por el piso ante una revoleada de la mochila, o si simplemente se nos cae. Más vale prevenir que curar…

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

En la vista superior de la mochila con la tapa completamente abierta observamos mi D40 con el 55-200 colocado. A la derecha está la funda de este. Bajo ella hay un flash SB-16 . En el comparto del fondo y al centro tengo el cargador de la batería. A la izquierda y al frente podemos ver el 18-55. Los otros compartimentos están vacíos (esperando otros lentes 😉 ).

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Esta foto tiene un propósito concreto, mostrarle como trabajo el intercambio de lentes con mi Slingshot 300 AW. Cuando necesito realizar el cambio, muevo la mochila hacia adelante, de tal manera que queda a la altura de mi estómago (ver fotos mas adelante), corro el cierre, abro la tapa de acceso al equipo y tengo la vista tal como se muestra en la foto de la derecha, luego desprendo el velcro del compartimento de la izquierda desde el extremo del mismo lado, para finalmente quedar accesible el lente que se aloja en ese espacio. Realmente es muy cómodo y práctico siempre y cuando solo intercambiemos un par de lentes, ya que del lado derecho el acceso no es franco, como habrán observado. En mi caso (hasta ahora) no tengo problemas ya que con los lentes cubro el rango de 18 mm a 200 mm, lo que no es poco, pero debo decir que en mas de una oportunidad me quedé con ganas de tener un alcance de 300 mm o quizás un poquito más. 😉

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

En la parte superior de la mochila tenemos un compartimento en forma de arco. Allí podemos poner accesorios. Yo coloco una botella de aire comprimido para limpiar mi equipo, adaptadores de tomacorrientes o enchufes, etc;. En la pared de dicho arco disponemos de una red con elástico. Pueden observar que  alojo un trípode de mesa que siempre me es útil y evita que tenga que armar el mas grande.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

En esta foto se muestra como accedemos al compartimiento superior. Vemos que la tapa también tiene un bolsillo de red con una solapa que hace de cierre con velcro.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Para finalizar con la descripción de bolsillos y compartimentos, la Slingshot 300 AW es generosa. En el bolsillo “externo” podemos observar que tenemos lugar para algún que otro manual en la parte del fondo, yo lo uso para poner el teclado de mi querida Palm T|X. En el sector intermedio de bolsillos tenemos espacio hacia la izquierda para colocar algo que quepa en un sobre de aproximadamente 10 cm x 15 cm, en la foto observan un papel blanco que son los films protectores de la Palm. También podemos poner, por qué no films protectores de la pantalla de nuestras DSLRs. Hacia la derecha, en el mismo sector tenemos alojamientos para lápices y lapiceras. En la foto pueden observar un “palito” que es el stylus de mi Palm que llevo de repuesto. Finalmente y hacia adelante tenemos un espacio (más) para poner tarjetas SD con su estuche plástico, y entre la tapa y este sector aún hay lugar para poner alguna otra cosa. Yo lo usé para poner los auriculares que uso con… la Palm!!!.

¿Se imaginan qué significa AW en el modelo de la Slingshot?.

Sí, All Weather. Pasa que esta hermosa niña está preparada para resistir viento, polvo, humedad y lluvia. Todos los cierres o cremalleras están diseñados de tal manera que los dientes de las mismas casi no se ven por lo que no quedan expuestos y así evitamos las filtraciones de elementos nocivos para nuestros valorados equipos.

No obstante, “y como si esto fuera poco” -diría un vendedor- disponemos en la base de la mochila de… ¡otro bolsillo! donde se aloja la bolsa impermeable que cubrirá nuestra mochila en caso de ser necesario. Vean…

Observen que queda como un ladrillo compacto, transportable, liviana y a salvo de cualquier inclemencia que afecte nuestro equipo.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

La funda impermeable tiene un elástico perimetral que aprieta y encierra muy bien a la mochila. A pesar de ello, en el extremo superior de la funda, tiene además un elástico a modo de “hojal” para que podamos pasar por allí la bandolera y así evitar que por algún motivo la funda deje de cubrir la mochila.

Les muestro en una secuencia de 3 fotos la practicidad de los modelos Slingshot, que permiten acceder a la cámara sin tener que sacarte la mochila. Para que tengan una idea: el modelo soy yo, mido 1,80 mts, tengo una contextura grande, espalda normal, quizás tirando a ancha. De todas maneras les recomiendo que miren el video donde muestra el uso de la mochila. Lo encuentran en la descripción de la misma, en el link de más arriba. Hagan click donde sice Product Video, a la derecha. No dejen de verlo, si bien está en inglés se entiende claramente si uno tiene dificultades con el idioma anglosajón.

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Mochila Lowepro Slingshot 300 AW

Observen que en esta última foto la misma mochila nos sirve de apoyo para nuestras tomas. Es muy firme.

Qué cargo en mi mochila:

  • Nikon D40, con un lente Nikon 55-200 VR normalmente puesto en el cuerpo.
  • Lente Nikon 18-55 (el del kit de la D40).
  • Flash SB-16, con sus correspondientes pilas que están almacenadas en un bolsillo de red por separado.
  • Funda de lente Nikon 55-200.
  • Cargador de batería de Nikon D40 y su correspondiente cable.
  • Transformador de voltaje de 110-220 V para el cargador de batería.
  • 2 Adaptadores de toma coriente, uno tipo americano (patas planas y paralelas) y el otro con toma a tierra (el de las 3 patitas, bah!).
  • Kit de limpieza para lentes (líquido, papel, paño suave, pera sopladora con cepillo, botella de aire comprimido).
  • Trípode de mesa.
  • 4 tarjetas SD (3 x 1 Gb y una de 4 Gb SDHC) en sus correspondientes estuches plásticos.
  • Lector USB para micro SDHC.
  • Manual de la D40 (la verdad es que está allí por las dudas, pero nunca lo usé).
  • Palm T|X
  • Teclado Inalámbrico, stylus y films protectores de repuesto de Palm T|X
  • Auriculares (para escuchar música).
  • GPS Garmin 10x. Va sujeto en el soporte de la bandolera para tener vista franca al cielo. La Palm en el bolsillo externo y conectada vía bluetooth.
  • Lápiz y lapicera (esto se me ocurre que es un vicio de ingeniero)

No es poco, pero es lo que necesito en un viaje para:

  • sacar fotos,
  • realizar el post-procesado, que incluye geotagging o asignación de las coordenadas del lugar de la imagen a la misma,
  • escribir para el blog y postear (aunque tengo, no llevo notebook, mi Palm cubre perfectamente este tópico)
  • estar tranquilo ante cualquier aparición de Murphy y sus leyes…

… y todavía sobra lugar…

Les cuento que mis hijos de 8 y 10 años gustan de cargar la mochila. No es pesada, aún con el equipo que llevo. Quizás si agrego un lente más y cambio el cuerpo por un D300 (cuerpo de titanio), la cosa cambie… 😮

Evaluación

Como toda que se precie de tal es subjetiva, pero seguramente habrá alguno que comparta mi perfil y criterio. Aquí va.

Pros

  • Excelente material. La tela impecable, el velcro increíble. Realmente hay que hacer fuerza para despegarlo. Quizás raya lo incómodo.
  • Muy buena construcción.
  • Más que impermeable, infranqueable al polvo, lluvia, etc;
  • Acolchada y en la espalda con superficies aireadas, antitranspirantes. Caminé mucho al rayo del sol y no transpiré la espalda en contacto con la mochila. Mucho menos aún el hombro y la zona de contacto con la bandolera.
  • Los separadores son lo suficientemente gruesos para amortiguar golpes y dejar fijos los elementos que soportan.
  • Cómoda.
  • Liviana.
  • Práctica. Permite acceder a la cámara sin tener que sacarte la mochila.
  • Fácil limpieza. No se manchó, pero el polvo al apoyarla en el piso sale muy rápido con un par de palmadas a la superficie.
  • Espaciosa.
  • Discreta. Se parece a una mochila común y corriente. Muy importante para no despertar sospechas y atraer a los amigos de lo ajeno.

Contras

  • Precio. Debo ser honesto y decirles que lo vale. Pero sería deseable que sea mas accesible para los bolsillos de estas latitudes.
  • Falta de una superficie de apoyo para el lateral. Son muchas las veces que la apoyamos sobre “algo” y ensuciamos y gastamos esa zona.
  • Este modelo es para máquinas “grandes”. Definitivamente no es para mi D40. No es asignable a la mochila, sino al que la eligió. Pero como dije antes es lo que necesito para llevar todos mis menesteres. En todo caso podría pasar este punto arriba como un pro, ya que no me quedará más remedio que hacer un upgrade de cuerpo… así va todo justito. 😉
  • Espero que les sea útil y les guste. Como siempre espero sus comentarios.