Me encantó. Tanto la estética como la música y las escenas. La promesa de “parlantes estéreo, prácticamente mágicos” me parece un poco demasiado.