Mike Walker, de Popsci, mete su mano en nitrógeno líquido durante una fracción de segundo y no le sucede absolutamente nada gracias al efecto Leidenfrost

Luego del experimento, vierten el nitrógeno líquido en un lago aclarando que no daña a los peces porque flote por la superficie del lago hasta desaparecer.

Visto en GeeksAreSexy