Finalmente decidi(mos) dar el paso. No voy a negarlo: me costó. Pero una vez tomada la decisión me sentí muy bien, muy entusiasmado. El apoyo de las familias de ambos ayudan a sentirse mejor y potencian el sentimiento.

5 años de novios, 2 de convivencia y casi sin peleas (aunque hubieron dos o tres por ahí de esas que hacen temblar todo). Y acá estamos, en los preparativos para lo que esperamos sea una gran fiesta.

Si notan que en estos meses escribo sobre cosas de casamiento, ya saben porqué. Ella no escribe tanto pero si lo hacen, entiéndanla también 🙂

Un día conocés a alguien de casualidad y unos años más tarde estás poniéndote el anillo “carcelero”. Como bien dicen mis amigos, me hicieron la gran “Inception“. Me plantaron la idea hace unos meses, esa idea creció y hoy se convierte en nuestra realidad.