No escribo con la continuidad que imagino en mi cabeza. Pero eso no significa que un poco de orden de verano en el sitio no esté sucediendo.

Hace un tiempo que busqué un diseño que me resulte cómodo. Y por el momento “Textual” de Meanthemes es el que me resultó el más práctico con un par de ajustes.

También sucedió hace unos meses que Google Search Console me avisaba de algún tipo de malware en el sitio. Buscando código por todos lados no encontré el origen así que decidí utilizar la fuerza bruta y borré la instalación de WordPress y volví a empezar.

El objetivo en ese momento fué buscar un diseño que dure un tiempo, sea responsive, rápido y centrado en el texto, no utilizar plugins a menos que sea estrictamente necesario y ordenar un poco las entradas más viejas que habían perdido sus imágenes.

También al revisar esas entradas encontré que muchas hacían uso de líneas de código que era viejas, o requerían de un plugin que hace más de 6 años dejé de usar y por ende, rompían un poco todo.

Gracias a esto, decidí buscar en mis backups del sitio todas las imágenes originales de todas las entradas (y no las generadas por WordPress de diferentes tamaños) y al ver que tenía todas, borré todo lo que había alojado en el sitio para volver a subirlas en tamaños más grandes y acomodar el código para que no levante imágenes chicas. Esto implicó también utilizar modificar el archivo “functions.php” de WordPress para que no genere miles de versiones diferentes de una misma imagen con el fin de ahorrar espacio.

Estos días estoy justamente con eso. Corriendo algunos procesos en el sitio para identificar las imágenes rotas que existan como también los links e ir corrigiendo uno por uno.

En este momento me restan unos 1300 elementos rotos por corregir, pero una vez terminado debería poder enfocarme de nuevo en terminar otro tipo de artículos que tengo en borrador.