“Llegué a la Isla de Pascua en 1981. Me quedé impresionada con la cantidad de estatuas y porque parecía accesible para mí, puesto que estaban sobre la superficie. Yo quería saber lo que había por debajo de esta superficie”. >>

Ahora ya lo sabemos. 

Interesante teniendo en cuenta las herramientas con las que contamos hoy en día para ver objetos debajo de la tierra sin excavar.