Elizabeth Segran de Fast Company para LaNación

Han descubierto que esta gente joven está en “modo supervivencia” y creen que tendrán que pelear por lo que quieren. Se sentirían afortunados de conseguir un empleo, lo que contrasta con la percepción común de los millennials que sienten que un puesto de trabajo es un derecho adquirido.