Se dice que lo que hace a una buena fotografía no es la cámara sino quien está detrás de ella.

Y es el caso de FStoppers quien hace 5 años intentaron mostrar que con un iPhone 3GS podían sacar mejores fotos que el promedio de la gente. Sin embargo recibieron muchas críticas porque lo hacían con luces profesionales, en un estudio y con una modelo profesional.

Así que este año decidieron hacer lo mismo con un iPhone 6s y menos de 40 dólares en equipos. Y los resultados resultaron muy buenos.