Francisco Olivera escribiendo para La Nación sobre lo que puede pasar para el 2017.

El Gobierno se propuso empezar el año con una medida de alto impacto: eliminar el arancel para la importación de computadoras, con lo que conseguiría abaratar los precios de esos productos en al menos 12% para los usuarios.

Es una medida lógica, que beneficia de manera enorme a los usuarios. Sobre todo si tenemos en cuenta que una computadora en Argentina se consigue a más del doble de lo que vale afuera.

Un ejemplo es la última Macbook Pro de 15 pulgadas. La más completa de todas, sin agregados, cuesta en Apple USD 2500 (unos ARS 38.000 al tipo de cambio del día).

En uno de los Premium Resellers, la misma máquina cuesta ARS 80.000 (unos 5300 dólares al tipo de cambio del día).

Esto significa que la misma computadora cuesta un 112% más acá que allá.

El asunto provocó hace dos meses una áspera discusión entre Miguel Braun , secretario de Comercio, y representantes de las 15 compañías involucradas: Exo, Fag, PC Arts, Novatech, Corporate Corp, Stilus, Air Computers, NEC, Lucaioli, Invid, Siasa, Radio Victoria, Digital Fueguina, Newsan y Positivo BGH. “Así no podemos seguir produciendo”, le contestaron cuando el funcionario les comunicó la intención oficial.

Las computadoras “fabricadas” en Argentina dejan mucho que desear. En la agencia compramos una Exxo que tuvimos que devolverla porque la pantalla se despegaba de la carcaza, el trackpad se hundía y no volvía a su lugar original (aparte de ser inutilizable), y la pantalla no se mantenía en su lugar sino que los soportes que hacen que no se cierre nunca anduvieron y la pantalla “bailaba”.

Las Bangho (que son parte de PC Arts) tienen un nivel de calidad superior a las Exxo pero son iguales de propensas a romperse. Compramos una tanda de 6 computadoras iguales y a dos se les murió el mother (nos las cambiaron en garantía) y otras dos empezaron a hacer ruido los ventiladores. Todas con menos de 1 año de uso normal.

Las únicas que por ahora funcionan mejor son las Lenovo. Pero si en vez de pagar ARS 15.000 o ARS 20.000 pesos por una computadora de estas, pudiéramos pagar ARS 25.000 o hasta ARS 30.000 por una Macbook Pro de 13″ o hasta una Macbook Air en el orden de los ARS 25.000, no dudaríamos en comprarlas y ahorrarnos dolores de cabeza.

Entiendo que haya que proteger la industria nacional. Pero si vamos a defenderla, deberíamos defender algo que sea medianamente competitivo y no de calidad inferior a precio de primera especial.