El Chicago Sun-Times despidió a todos sus fotógrafos y decidió entrenar a su equipo en el uso de fotografía con el iPhone. Una muy mala decisión que no tiene sentido ni desde lo criterioso ni desde lo fotográfico.
Vía