La Nación:

La venezolana Delcy Rodríguez ya lo había anunciado. En caso que ayer no la dejaran ingresar a la reunión del Mercosur que se llevó a cabo en el edificio de la Cancillería argentina en Buenos Aires, ella iba a entrar como sea.

Efectivamente, entró donde no estaba invitada a viva voz diciendo “Golpe de estado” y con comentarios de otras personas como “Es una dama, derechos de la mujer”.

Nadie pone en duda los derechos de las mujeres y de los hombres. Pero ingresar a un evento donde no estás invitado donde tu carta de presentación es esa, explica mucho de lo que se vive hoy por estos días. La actitud de la canciller es un fiel reflejo de lo que sucede en su país.

¿Qué pasó luego? Cuando llega al salón, todos los otros representantes de los otros paises del Mercosur se habían ido a otra sala.