Incentivado por el artículo de Emo, les relato mi experiencia de hace un par de horas… Lo hice con mi apreciada Nikon D40, un trípode, mi Palm T|X y un cronómetro.

Observé que el cielo se cerraba y habiendo visto en el pronóstico del tiempo que serían tormentas eléctricas, me apresté para fotografiar el evento y experimentar un poco.

Debo decir que lo de experimentar en el momento es bastante relativo, porque uno siente la adrenalina de querer capturar el instante mismo en que se produce la luz del rayo y se concentra en ello, cuando lo que debe hacer es mantener la calma, configurar cuidadosamente la cámara de acuerdo a los parámetros que creamos convenientes y esperar que la naturaleza y la tecnología hagan su trabajo en ese mágico momento en que coincide la descarga con el obturador de nuestra cámara abierto.

Vivo en un departamento en pleno centro de San Miguel de Tucumán, con lo cual tuve la ventaja de poder tener puntos de referencia en las edificaciones vecinas y la iluminación nocturna de la ciudad. Creo que eso le aporta un valor agregado estético y de referencia.

Apresté el trípode en mi balcón y configuré la máquina de la siguiente manera:

  • Monté mi objetivo Nikon 55-200 VR. Esto me daría un campo lo suficientemente amplio en 55 mm teniendo en cuenta que dispararía hacia el horizonte o hacia el cielo, pero también me permitiría apuntar entre los edificios circundantes haciendo zoom para dejar atrás estos obstáculos y obtener un mejor encuadre de ser necesario.
  • Como estaba utilizando trípode desactivé el VR, de otro modo la foto no hubiera salido nítida. Tener en cuenta este aspecto en caso de tener este tipo de objetivos.
  • Desactivé el enfoque automático, dejando el foco cerca de infinito, pero sin llegar a él.
  • Modo Manual, lo cual me permite disparar en Bulbo. Para que esto así suceda en mi D40, debo configurarla para sea disparada por el control remoto.
  • Inicialmente fijé el diafragma en f8 y le dí 45 segundos de exposición, esperando que apareciera un rayo. De acuerdo a las leyes de Murphy, eso no sucedió. Pero me permitió visualizar en la pantalla que el tiempo de exposición fuera correcto o al menos en el entorno adecuado.
  • Al disparar en bulbo, como dije se debe usar un control remoto. Para ello usé mi Palm T|X, ya que tengo un soft instalado que me emula cualquier control remoto, en este caso el de las cámaras Nikon. Recordar que debemos presionar el botón del control remoto para abrir el paso de luz a la lente y luego presionar nuevamente para cerrarlo y finalizar así la toma. Para probar tiempos de exposición utilicé un cronómetro. Así fui probando y esperando en que entre las exposiciones apareciera la bendita descarga.

Por suerte así sucedió. Seleccioné las 3 mejores tomas, a dos de las cuales le hice la versión en blanco y negro. Estas son:

Rayos

Exposición: 122 s
Aperture: f/16.0
Lente: 55 mm
Velocidad ISO: 200
Tendencia de exposición: 0 EV
Flash: No Flash

La versión recortada con otro factor de forma y en B&N de la foto de arriba

Rayos

Rayos

Exposición:

210 s

Aperture:

f/16.0

Lente:

55 mm

Velocidad ISO:

200

Tendencia de exposición:

0 EV

Flash:

No Flash

Rayos

Exposición:

134 s

Aperture:

f/16.0

Lente:

55 mm

Velocidad ISO:

200

Tendencia de exposición:

0 EV

Flash:

No Flash

La tonalidad naranja es la natural del cielo debido a la refracción de las luces de la ciudad sobre la atmósfera saturada de agua por la humedad.

Abajo a la izquierda se observa el vértice de un edificio en altura y una vieja antena de televisión.

Su versión en B&N

Rayos

Resumiendo recomendaría el denominador común de estas tomas:

  • diafragma cerrado (f16)
  • tiempos de exposición largos (2 minutos o más) y
  • sensibilidad baja (200 ISO)

Una advertencia final: para realizar estas tomas tenga la precaución de tener la batería bien cargada, los tiempos de exposición largos atentan sensiblemente contra su duración.

Hasta la próxima tormenta!!!